Pensamientos del Padre Etcheverry para rezar  cada día

 

María

Acordaos, oh piadosísima Virgen María,

que jamás se oyó decir

que ninguno de los que han acudido a vuestra protección,

implorado vuestra asistencia

o reclamado vuestro socorro,

haya sido abandonado de Vos.

 

Animado por esta confianza, a Vos también acudimos,

oh Virgen, Madre de las vírgenes;

y gimiendo bajo el peso de nuestros pecados,

nos atrevemos a comparecer ante vuestra presencia soberana.

Oh Madre de Dios, no desechéis nuestras súplicas;

antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Así sea

San Bernardo

 

  • “¿Qué le decimos en esa oración a la Virgen? Le decimos: "Tú nunca fallaste a nadie, no voy a ser yo la primera persona a quien falles" y como es cierto que la Virgen nunca falló a nadie, es cierto que no nos va a fallar a nosotros; es como si le pusiéramos la "pistola al pecho" y le dijéramos a la Virgen "no te suelto mientras no me ayudes". Y créanme que es así, que la experiencia más probada dice que cuando uno coloca algo en manos de la Virgen y le dice ¡"Acordate que nunca fallaste, no me falles a mí”, la Virgen no falla!” Septiembre 1968

  •  “… les recomiendo siempre rezar el Acordaos. Pongan su vida espiritual en manos de la Virgen y van a estar seguros de que la marcha hacia la meta va a ser cierta.” Septiembre 1968

  • “El amor y devoción a María debe ser todo el año. Nombrémosla a Ella patrona de nuestra salud, de nuestros estudios, de nuestra santificación.” Diario, 1 de Junio de 1937

  • “Rezo mis tres Avemarías diarias por mi santificación. ¿Me la negará acaso?Estoy seguro que no.” Diario, 19 de Marzo de 1936

  • La Virgen es Madre de Jesucristo y Madre nuestra, y lo sienta a Jesucristo en una rodilla y a nosotros en otra y nos hace abrazar. En eso consiste la mediación de la Virgen, no en interponerse, sino en unirnos, en hacer que nuestra relación con Jesucristo sea bien íntima. Entonces, ¿por qué la Virgen es medianera? Porque es Madre, porque a la madre corresponde dar la vida a los hijos. Y la vida espiritual nuestra, le corresponde a la Virgen dárnosla y para eso nos pone en contacto con la fuente de nuestra vida que es Jesucristo. Julio 1967

  • Inmaculada concepción: “Hay una estrecha relación entre la Inmaculada Concepción de María y la venida al mundo del Hijo de Dios/…/ Dios no deja el Cielo -lógicamente es un modo de hablar- para hacerse hombre, sino encuentra entre los hombres un ambiente semejante a ese Cielo donde todo sea luz, amor, rectitud, pureza… Dios baja de un cielo a otro cielo. Dios baja del Cielo en el cual vive dentro del seno de la Trinidad para empezar a vivir en el nuevo cielo que es el seno del alma de la Virgen, de su corazón y luego de las entrañas de María.” Homilía, 8 de diciembre de 1970

  • “…en la oportunidad del nacimiento de nuestra Madre, nuestro sentimiento tiene que ser de gratitud a Dios nuestro Señor por haberla hecho nacer, por haberla dado al mundo y habérnosla dado con esa misión bien precisada desde toda la eternidad de ser la Madre de Jesús y de ser nuestra Madre.” Homilía, 9 de septiembre 1967

  • Anunciación: “¡Qué lindo en esta Fiesta aflojarse, distenderse, adquirir paz y si es posible cierta comodidad, para gozar viendo lo que ocurre dentro de la Virgen cuando, bajo la sombra del Espíritu Santo, el Verbo entra para en un acto maravilloso crear un alma humana perfectísima e informar con ella una célula matriz, maternal de la Virgen. Cuántas expresiones habrá tenido la Virgen de adoración, de amor, de nobleza, de entrega, de anonadamiento. ¡Qué silencio, abismada, contemplando sintiendo de un modo tremendamente, esencialmente vital dentro de Ella la divinidad! Cómo el Verbo habrá roto los silencios para quitarle todo temor,  para hacerse llano, para hacerla, no obstante todo el porvenir doloroso que la Virgen en este momento percibía para siempre como consecuencia de su aceptación, para hacerla feliz con esa carga imponderable, maravillosa de un Hijo dentro que es su único amor, porque además de Hombre es el Dios amado. Nueve meses habrían de seguirse de trato permanente. ¡Qué cosa delicada y fina es Dios! ¡Qué cosa delicada y fina es la Madre de Dios!  ¿Cómo habrá sido esa relación?” Marzo 1961

  • Visitación: “Lo que está ocurriendo dentro de la Virgen es una colaboración magnífica. María ofrece su naturaleza, casi diríamos la tela de primera calidad y el Hijo de Dios con ella va construyéndose su propio cuerpo. Pero a la vez va construyéndose más y más un habitáculo, una habitación,  un vivero espiritual más y más perfecto, porque va trabajando la psicología y el espíritu de la Virgen… Y la Virgen se había hecho tan transparente que apenas se acerca a la casa, a la proximidad donde está su prima embarazada, esa mujer se siente toda poseída de algo muy especial… La Virgen ya está lista. Jesús puede venir al mundo porque Ella ya es instrumento también de apostolado. Ya está en condiciones no sólo de cuidarlo a Jesucristo cuando es chico sino de acompañarlo en la Redención como Corredentora, en el apostolado como co-apóstol.” Diciembre 1970.

  • “En los años de crecimiento de Jesús niño y adolescente, todo en Ella es fe para seguir viendo a Dios en su Hijo y esperanza confiada en que este Hijo va a llegar a ser el Redentor. Y amor, caridad cada vez más motivada porque el contacto permanente con Jesucristo le hace conocerlo más y entonces amarlo más.” Octubre 1966

  • “La insistencia de María en Caná, la seguridad que ella tiene en los sentimientos del corazón de Jesús, nos habla a nosotros los hombres del panorama de inmensa seguridad que debemos tener en El.” 1968

  • María ante la Cruz: Dolor y aceptación total llena de fe, de confianza en la voluntad del Padre y en el valor redentor de lo que está ocurriendo, por más espantoso que sea. Aceptación total a impulsos del amor. Y perdón de Madre para los protagonistas inmediatos y para todos los hombres, también para nosotros que tanta parte tenemos en la Pasión de su Hijo. Y ofrecimiento de sí misma como Corredentora, ofrecimiento de su propio dolor. Ella confía en que Dios va a cumplir la promesa del Redentor y la va a cumplir no obstante todos esos obstáculos que ve alrededor suyo. Ella cree, Ella espera y Ella ama. Octubre 1966

  • Resurrección. Gozo, alabanza, adoración. Nuevo respeto, nueva distancia y a la vez cercanía íntima con su Hijo resucitado y distinto. Fe, esperanza, amor. Arrobamiento, por una parte de su alma ante todo lo maravilloso que estaba ocurriendo, y cuidado de los discípulos temerosos, pequeños, que son sus nuevos hijos. Octubre de 1966

 

  • La Virgen en el Cielo: “…Ahora hay visión y posesión, por eso mismo, hay un inmenso amor, mucho mayor todavía que del que haya habido, del que existió en la tierra. Hay gozo y hay un enorme poder. Y ese poder todo puesto para interceder maternalmente por sus hijos que han quedado en la tierra y a quienes quiere llevar junto a Jesús, Cabeza de todos ellos y Cabeza de ese Cristo Místico que, por ser su Hijo, Ella tiene que dar a luz permanentemente y desarrollar permanentemente hasta que quede definitivamente seguro, con la Cabeza en el cielo. Octubre de 1966

 

  • “Sostenida por tanta fe y por tanta esperanza, el amor de la Virgen adquiere quilates muy especiales. Es la primera Caridad encarnada fuera de la de Jesucristo, el primer amor espiritual radicado en un corazón sensible para instrumentalizar todo y hacerlo vibrar como nunca ningún corazón vibró.” Octubre 1966.

 

  • “La Virgen tiene ganas de darlo a los pastores. Ganas de darlo a los magos cuando al cabo de unos días también ellos vienen para que todos se beneficien, judíos y gentiles, del Sacramento de su Hijo Redentor y además para que todos empiecen a amarlo y adorarlo. Ganas de que todos lo adoren y reconozcan.” Octubre 1966.

 

  • “En su fe absolutamente firme sustenta su esperanza. Ella confía plenamente en El, en que El va a cumplir su misión. Ese chiquito va a redimir el mundo, va a glorificar a Dios. Y confía en Dios que les dará a Ella y a El todo lo necesario. A Ella para sostenerlo y prepararlo, a Él para realizar su misión.” Octubre 1966

 

  • “…la Virgen, apenas expuso su deseo de ser sólo para Dios: ¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre? (Lc.1, 34) es decir, no quiero conocer varón y no quiero ser sino sólo para Dios, dijo: Hágase, Fiat.” Octubre 1961

 

  • “La Virgen reza. La Virgen se santifica. La Virgen se ofrece. La Virgen está en perma­nente comunión con Dios”. Enero 1971

 

  • “Llena de fe en la maravilla suya y la maravilla de su prima y llena de amor hacia Jesucristo a quien tenía dentro y hacia todo el mundo, hacia todas las almas (…) sintió la doble necesidad de empezar a servirlo a Jesucristo inmediatamente en su misión de mostrarse y darse y de servir a las almas, empezando por las más próximas y más necesitadas, por lo tanto la de su prima. La Virgen sintió entonces impulsos de ir a ayudar a santa Isabel.” Enero 1967 

  • “La ley de acercarse Dios al mundo es la de su amor de misericordia y de fidelidad. Y si nosotros nos atenemos a la ley de nuestra respuesta con humildad, podemos y debemos como la Santísima Virgen, a pesar de nuestra bajeza, podemos y debemos gozarnos, magnificar a Dios y mirar como Ella con gran amor, con gran alegría, con gran esperanza nuestro futuro y nuestra misión que por más difícil que se nos antoje nunca lo será tanto como la de Ella.” Enero 1967

 

  • “Al conjuro de la presencia de la Virgen, San José se hizo cada vez más perfecto, se fue llenando más y más de Dios; recibía la gracia no solo directamente, la recibía a través de la Virgen, y a través de la Virgen la recibía de su Hijo adoptivo que estaba dentro de ella (…) San José fue deviniendo cada vez más santo.” Octubre de 1962

 

  • “La Virgen sirve a JC para que pueda darse afuera. Si el Señor no tiene un cuerpo no puede mostrarse, la Virgen al darle un cuerpo está colaborando con el sacerdocio de JC y le da un cuerpo para que El tome entrañas físicas en Ella…” Enero de 1961

 

       La Virgen y la mujer.

  • “Lo que define fundamentalmente a la mujer es la capacidad de amar y por amor, dar y enriquecer al prójimo… es la de llenarse el corazón de amor para una grande y fecunda y linda maternidad.  La mujer por amor no sólo tiende a hacer el bien, sino también a agradar y a hacerlo con una sonrisa.”  Junio 1969

 

  • “Qué lindo que hagan un pacto filial con la Virgen de mantener un contacto tan íntimo que les permita vivir todos los pasos de su vida de mujeres, es decir, de su vida de amor y de entrega, contando con la ayuda de Ella, con la inspiración de Ella y con el ejemplo de Ella” 1969

 

  • “Nadie fue nunca tan mujer como la Virgen para valorar y querer y sentir del modo más profundo, alto y noble a la vez, a su propio Hijo.” 1963

 

  • “El hombre va a ver a Dios en la mujer que lo comunique con transparencia, lo enseñe, lo muestre y eficazmente lo transmita. Esa femineidad profunda la realiza plenamente la Virgen.” 1966

 

  • “Siempre una mujer que tiene en el corazón el amor de Jesucristo debe por lo menos estar sonriente, porque siempre tiene que estar dando por amor y dándole a Jesús en el prójimo o en sí mismo” Octubre 1969

 

        Nuestra Señora de Luján

  • “La Madre de Dios ejerce su maternidad adaptándola permanentemente a cada tiempo y a cada espacio. María se aparece muchas veces con la tez y el aspecto de una raza, con el vestido propio del lugar para que no se dude que Ella no sólo es la Madre de Dios y la madre de todos los cristianos, sino madre en particular de los cristianos de ese tiempo y de ese lugar. Con esa adaptación la Virgen nos está diciendo su preocupación por nuestras almas pero también por nuestras cosas de aquí abajo.” Mayo 1966

 

  • “Y la Virgen de Luján está ligada por una parte con nuestros problemas de aquí abajo y por otra parte está unida a los beneficios más altos de orden espiritual, si pudiéramos hacer la historia de los beneficios espirituales veríamos cuánto ha hecho la Virgen por la fe y por la gracia de las almas de los argentinos.” Mayo 1966

  •  “La Virgen de Luján es la misma Madre de Dios y madre de la Iglesia que se nos presenta del modo más útil para que la consideremos nuestra propia madre como pueblo y para que pongamos en sus manos no sólo nuestros bienes eternos, los individuales de cada una de nuestras almas, sino también colectivamente nuestros bienes temporales de pueblo: nuestros bienes políticos, económicos, culturales, sociales, todo aquello que nuestro pueblo necesita tanto y que está tan ligado a la vida eterna, porque el Cielo se gana construyendo la tierra o se pierde trabajando mal la tierra, todos nuestros problemas pongámoslos de un modo particular en manos de la Virgen.” Mayo 1966

 

  •  Confiemos a la Virgen Santísima de Luján nuestros problemas colectivos y también nuestros problemas personales. Confiémosle todo nuestro destino eterno, el destino eterno individual de cada uno y de todos los argentinos. Confiémosle sobre todo el problema de la fe en nuestro país, de la gracia, de la vida cristiana en nuestro pueblo, del buen ejemplo que los cristianos tenemos que dar, Ella como Madre es todopoderosa frente a su Hijo Jesucristo y tiene además todo el interés, todo el deseo a impulso de su amor, de escucharnos. Mayo 1966

 

        María mujer y madre

  •  “María fue plenamente mujer, es decir plena y excelsamente madre. Dios le llenó el corazón de un amor inmenso y así estuvo capacitada para ser Madre del Hijo de Dios en su naturaleza física y Madre del Hijo de Dios en su Cuerpo Místico, es decir, de todos los hombres. La persona humana más grande es la más grande por haber sido espléndidamente Madre, es decir, espléndidamente mujer. .”  Agosto 1969

 

  •  “La Virgen es magnífico sacramento, el máximo sacramento después de Jesucristo, es un signo sensible que nos lleva a Dios. Ella es Medianera Universal de todas las gracias. Todos los beneficios espirituales que nos vienen de Dios vienen con el pedido, la intervención de Ella a nuestro favor, porque como Madre le corresponde desarrollar en nosotros la vida espiritual.” Agosto 1969

 

  •  “Pongan toda su vida, su vocación, sus deseos de santidad, su lucha contra el pecado; su femineidad, su pureza y su recato, sus relaciones con los varones; su presentación en el mundo para llevar a todos a Dios y para hacer el bien en todas las dimen­siones a los hombres y nunca mal; pónganlo todo en manos de la Santísima Virgen y van a ver qué bien les va.” Agosto 1969