Pensamientos del Padre Etcheverry para rezar  cada día

 

Navidad

  • La esencia del misterio de Navidad es la revelación del amor de Dios en sí, del amor a nosotros y del modo con el cual quiere que le paguemos ese amor, que es amando a nuestros hermanos.” Diciembre 1968

  • “Dios viene a unirse con nosotros, viene a hacernos sus hermanos, viene a hacernos hijos de su Padre y herederos de los bienes eternos de ese Padre y de Él mismo. ¡Alegrémonos!” Diciembre 1968

  • “¿Cómo no nos vamos a alegrar si Dios viene a visitarnos, a quedarse con nosotros, a ponerse en contacto con cada hombre y en una actitud tan humil­de que  de ninguna manera nos puede producir alguna lejanía? ¿Qué temor le vamos a tener a Dios hecho una criatura, dispuesto frente a nosotros de tal modo que podamos siempre acercarnos a Él y recibir los bienes que nos trae?” Diciembre 1968

  • “¿Qué hay en el Pesebre? Está Dios que viene al mundo. Dios toma esa forma para ver si por medio de la ternura, por medio de abajarse tanto delante de nosotros, de ponerse en nuestros propios brazos, toca nuestros corazones y nos acerca a Él para reconciliarnos.” Diciembre 1970

  • “Jesús viene a traernos sus sentimientos y a provocarlos en nosotros inmediatamente.” Diciembre 1970

  • “El día de Navidad el Señor va a venir a nosotros en la medida en la que nos encuentre dispuestos a que con nuestras palabras, con nuestra conducta sobre todo, lo irradiemos: en nuestro modo de ser, de actuar, de pensar, de sentir, de valorar, de juzgar…” Diciembre 1970

  • “Jesucristo no viene el día de Navidad para quedarse encerrado en las cuatro paredes de nuestra persona: Quiere venir para hacernos antorchas portadoras de su fuego al mundo.” Diciembre 1970

  • “María y José están llenos de amor: a Dios Padre a quien obedecen, al Niño a quien esperan con el corazón abierto, a los hombres a quienes saben que ese Niño viene a salvar. Ese Niño es el Hijo de Dios que se encarna precisamente para salvar a los hombres." Diciembre 1967

  • “Humildes.  Rectos. Amantes y disponibles;  sobre todo la Virgen, que le ofreció al Niño su corazón para que el Señor dispusiera totalmente de él y transmitiera ese amor que traía del cielo;  para que llenara su corazón de ese amor  y lo volcara entonces en un camino de retorno a Dios a través de un amor inmenso hacia los hombres.” Diciembre 1968

  • “Dispongámonos así en esta noche. Pidámosle a la misma Virgen en primer lugar y a san José, también a los pastores, que en este momento están en el cielo y son nuestros grandes intercesores en Navidad: ellos pasaron por la primera Navidad y saben cómo hay que vivirla, son modelos e intercesores de la actitud interior que nosotros necesitamos.  Pidámosle a los magos, que también intercedan por nosotros. Pidámosle a los ancianos del Templo que nos ayuden a tener en este momento la actitud de humildad, de rectitud y sobre todo de amor y de disponibilidad.” Diciembre 1968

  • “La Fiesta de la Sagrada Familia debe inmediatamente provocar en nosotros la mayor benevolencia hacia los demás, sobre todo para los más prójimos, los que están más cerca, los de nuestra familia. “Pagarle” a Jesucristo en el hermano el amor que El nos demuestra.” Diciembre 1970

  • “Los Magos no solo buscan la Voluntad de Dios, y Tú Jesús, con tu Padre y el Espíritu Santo, se la muestras, sino que al punto obedecen y la siguen, pasando por encima de las dificultades” Julio 1965

  • “Que, como a los Magos, cualquier signo tuyo, Jesús, siempre sea bienvenido para nosotros, gozosamente bienvenido por más que implique, en el acto, una toma de posición, un ejercicio inmediato de conducta que nos cueste”  Julio 1965